¿POR QUÉ LUCHAMOS?

0
227

Las amas de casa tenemos derecho a un salario, una jubilación, un sindicato y una obra social.

Luchamos por el salario porque nuestro trabajo es productivo y no se detiene nunca. Para las tareas del hogar no existen domingos, ni feriados, ni vacaciones, ni retiro, y es la actividad que en promedio insume el mayor tiempo de nuestras vidas.

Los dos tercios de las mujeres que además de atender sus hogares participan en el mercado laboral, trabajan más de 80 horas semanales. Para la totalidad de las amas de casa, las tareas del hogar nunca llegan a insumir menos de 50 horas semanales.

El trabajo no remunerado del hogar, realizado casi siempre por mujeres, produce bienes y servicios esenciales para el bienestar humano y para la reproducción y el crecimiento de nuestras comunidades. Sin embargo, en general no es considerado trabajo.

Para las amas de casa, la obtención del reconocimiento salarial significaría hacer visible lo invisible y situar en su justa medida el valor social que tiene el trabajo que realizamos “puertas adentro” y las tareas comunitarias que tantas veces han permitido a nuestro pueblo enfrentar las crisis más difíciles. Y, lo más importante, nos permitiría conquistar en la práctica la equidad en el trabajo remunerado que la ley nos otorga.

Luchamos por una jubilación porque las amas de casa tenemos derecho a una vejez digna, con ingresos y cobertura de salud.

Desde su fundación, en 1983, el SACRA propone e impulsa una Ley de Jubilación para las Amas de Casa. Gracias a la moratoria previsional implementada en 2003 bajo la presidencia de Néstor Kirchner, cerca de 2 millones de mujeres pudieron jubilarse.

Luchamos porque se reconozca a nuestro sindicato, es decir por nuestra inscripción gremial. Porque mientras no se reconozca al ama de casa como sujeto de derecho laboral, difícilmente pueda erradicarse la discriminación, la violencia y la inequidad que hoy viven

millones de mujeres en la Argentina y en el mundo.

Finalmente, luchamos por nuestra propia obra social y la conseguimos en 2001, cuando creamos OSSACRA, una obra social organizada por mujeres para que sean titulares las mujeres. Podemos disponer de ella todas las amas de casa, en el marco del sistema solidario de salud.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here