NUEVO REPORTAJE REVISTA LA JUSTA.

0
141
PIMPI COLOMBO LAMENTO LA DESAPARICION FISICA DEL EX MANDATARIO

Se dió a conocer un nuevo reportaje a Pimpi Colombo

El peronismo tuvo, desde su génesis, una fuerte impronta femenina, de la mano de una gran mujer:
María Eva Duarte.
Juan Domingo Perón dispuso la creación de la Libreta Cívica.
Evita bregó por los derechos de elegir y elegirse de la mujer, obteniendo una muy elevada participación
de legisladoras en el Congreso, e iniciándose un proceso cuyo corolario fue la primera presidente electa
de la historia de nuestro país y del hemisferio occidental, María Estela Martínez de Perón.
Carlos Menem promulgó la ley del cupo mínimo femenino en las listas electorales, incorporando
muchísimas compañeras a los distintos cuerpos legislativos.
Néstor Kirchner aprobó la ley de la inclusión jubilatoria, permitiendo a millones de mujeres tener un
sustento económico en su vejez.
Cristina Fernández de Kirchner decretó la Asignación Universal por Hijo, posibilitando a millones de
madres alimentar a sus hijos. También promulgó la ley de protección integral, aboliendo el maltrato y la
violencia sobre las mujeres.
Esa huella indeleble de Eva continuará impulsándonos a buscar el desarrollo pleno de la mujer tanto en
derechos civiles y políticos, como también en cuerpo, mente y alma.
Fuerte abrazo peronista Leandro Cárcamo Manna
“Haremos una campaña doctrinaria”
15 enero 2021 Página 3
Este es el breve resumen de la charla mantenida días
atrás con Pimpi Colombo, la compañera que encabezará la lista de legisladores por Principios y Valores en la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
1976
El 23 de marzo de 1976, me enteré que estaba embarazada de mi
primer hijo (nació el 13 de noviembre). Me faltaban cuatro
materias para terminar la carrera de Licenciatura en Matemática.
Finalmente, me recibí el 17 de diciembre.
Yo era ayudante de geometría analítica, me encantaba la materia,
pero nos echaron de la Universidad a muchos militantes, entre
ellos a mi marido, a mi hermana y a mí también.
Desayuno con Eva
Me vine a Capital Federal a principios de los años ‘90. Empecé
colaborando en la parte estadística de la prueba de diagnóstico a
los ingresantes en el Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad
de Buenos Aires (UBA).
Ahí conocí al compañero Carlos Garabotto, un chango peronista,
una rara avis en la UBA, que había nacido el 7 de mayo.
Él recordaba que, en primer grado, conoció a Evita porque ella
invitaba a quiernes cumplían años en su misma fecha a desayunar
en la residencia presidencial.
Compartir el aporte jubilatorio
Soy secretaria general del Sindicato de Amas de Casa de La República Argentina (SACRA), con representación en 18 provincias. Desde
ahí venimos advirtiendo de una deuda que nadie aborda.
En 1987, se aprobó la ley de divorcio vincular. Esto genera una
nueva complejidad al casarse en segundas nupcias dado que la
primera mujer (con quien convivió durante muchos años) pierde la
posibilidad de la pensión, ni siquiera hay un reconocimiento de
esos años.
Pensamos al aporte jubilatorio como una caja común. Los patrones
aportan lo de cada uno, a una misma caja, y si se separan, se parten
en partes iguales.
Estas son deudas que no se resuelven sacando banderitas de
colores y diciendo fuerte “el patriarcado es esto o aquello”.
Jubilación para la mujer
En el 2005, surgió la primera moratoria previsional. En el Consejo
de la Mujer planteamos hacer una campaña, pero la línea nos
preguntó: “¿Por qué el Consejo tendría que involucrarse en ese
tema?” Yo les respondí: “La mayoría de las mujeres no se pueden
jubilar porque somos amas de casa, no tenemos sueldo. Si somos
empleadas domésticas, mayormente no estamos inscriptas. Si
conseguimos trabajo en el sector formal, nos retiramos cuando
nuestros hijos son dos o tres porque no hay otra manera de cuidarlos”. Ellas lo comprendieron.
Finalmente, como dice Guillermo Moreno, la realidad se impone,
porque de los dos millones y medio de nuevos jubilados de la
moratoria, más de dos millones fueron mujeres.
Valor del tiempo
Cuando el trabajo no está considerado económicamente, hay que
medir el tiempo para mesurar ese volumen de esfuerzo en términos objetivos.
En 1998, siendo legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos
Aires (CABA) promoví una encuesta a 1.670 mujeres en la ciudad,
que dirigió un chango estadístico del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
En noviembre de 1999, presentamos los datos y promovimos la ley
que vetó Aníbal Ibarra. Se aprobó en el 2003.
Ahora, con nuestras compañeras la Senadora Nacional Beatriz Graciela Mirkin y la Diputada Nacional Alejandra María Vigo más otras
compañeras, conseguimos aprobar por unanimidad (en Senadores y
Diputados) el realizar encuestas periódicas del uso del tiempo.
Las matemáticas
En estas últimas vacaciones en Tucumán estuve leyendo el libro
“Los asesinos matemáticos atacan de nuevo” de Claudi Alsina.
El libro en sí es un popurrí de historias del mal uso de los números.
Esto es consecuencia de que, cuando enseñamos matemática, nos
detenemos mucho en los algoritmos. No enseñamos a las personas
a tener criterios para entender si el resultado dado es razonable.
Pero debemos rescatar la matemática y la filosofía como la base de
la formación de las personas. Porque hemos perdido mucho al
cambiarlas por la especialización, con una mirada poco integral de
las cosas.
Lógica de negocio
La gestión de Macri (y su continuidad con Rodríguez Larreta) tiene
una lógica de negocios privados o recaudación con destino incierto.
Han convertido a CABA en una playa de estacionamiento a cielo
abierto. Si estacionas el vehículo incorrectamente, lo recuperas si
pagas el acarreo (privado) y no la multa (Rentas).
También, hay lugares céntricos con cuadrillas que arman varias veces
las mismas veredas. Esas empresas están exentas de ingresos brutos.
Así, el pago de pauta publicitaria y la comunicación no registrada
(el contrato de la esposa o de la hija de tal o cual) para que los
periodistas miren para otro lado. Porque la verdad es lo que menos
les importa.
Servicios de la ciudad
Los ciudadanos tienen muchas falencias en los servicios que
reciben.
El Tribunal Superior de Justicia falló en contra de asegurarse una
vacante en la escuela. La elección de la escuela de gestión privada
(desde las parroquiales hasta elitistas) será una opción familiar, dentro
de sus posibilidades. Pero la ciudad tiene que asegurar la posibilidad
que tu hijo esté en la escuela, de formar parte de la comunidad.
La Constitución nos obliga a tener educación pública y gratuita, sin
preguntar si sos extranjero o argentino. Todo nuestro sistema, tanto
educativo como de salud, está constituido desde una nación con su
propia identidad, pero contiene con sus brazos abiertos para la
pertenencia.
El peronismo de la ciudad
En 1993, con Antonio Erman González, con el frente integrado por
el Partido Justicialistas (PJ) sacamos 34%. En el 2011, Cristina
Fernández sacó 37%.
En el 2009, Carlos Heller (Frente para la Victoria) obtuvo 11%,
mientras que Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur) fue votado
por el 24% del electorado. Este es un ejemplo para quienes arman
frentes con los progresistas, argumentando que no hay peronistas
en la ciudad.
En 2015, después de perder de manera vergonzosa, Guillermo
Moreno convocó a una afiliación masiva para impedir que Sergio
Massa sea presidente del partido.
En 2017, quisimos unificar la oferta electoral, pero desde la provincia de Buenos Aires presentaron Unidad Ciudadana por fuera del PJ.
En 2018 nos negaron la posibilidad de presentar una lista en la
elección de autoridades.
En 2019, encallamos en algo muy destructivo: el Frente de Todos.
Hicieron un reglamento que inhabilitaba a competir a los peronistas.
Ahí decidimos construir una herramienta electoral propia sin los errores
del Gobierno Nacional ni alianzas con el oficialismo en la ciudad.
Hoy, las encuestas reflejan que Alberto Fernández cayó un 10% en
la consideración de su propio electorado. Son los desilusionados
por las altas tasas de interés (imposibles para el comercio), los
retrocesos en las medidas tomadas como práctica normal, la
negación de una planificación para vislumbrar un proyecto de
Nación. La gestión gubernamental es peor que la pandemia.
Es así como el PJ se corrió como herramienta electoral del
movimiento nacional justicialista, se entregó al discurso posmoderno impregnado de progresismo.
Principios y Valores
Por eso, estamos en el desafío de armar un partido nuevo donde la
única verdad es la realidad y el trabajo es el ordenador de la
sociedad. Haremos una campaña doctrinaria, diferente a lo que
viene sucediendo en los últimos años.
La Ciudad tiene que asegurar lo indispensable: el trabajo para las
personas adultas, la educación para los chicos, la posibilidad de
tener proyecto para los jóvenes, el cuidado para las personas mayores o con una enfermedad, o con alguna discapacidad.
En todos los barrios, ex villas, está la infraestructura de acceso
sanitario (agua y cloaca) en la periferia. Pero la ciudad tiene que
invertir dentro del barrio para que llegue a cada hogar.
Ahora bien, si la necesidad de nuestro pueblo se convertirá en una
discusión de jurisdicciones, está claro que falta peronismo.
Por eso, desde Principios y Valores vamos a poner todo eso en la
discusión.
“Haremos una campaña doctrinaria”
Este es el breve resumen de la charla mantenida días
atrás con Pimpi Colombo, la compañera que encabezará la lista de legisladores por Principios y Valores en la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
1976
El 23 de marzo de 1976, me enteré que estaba embarazada de mi
primer hijo (nació el 13 de noviembre). Me faltaban cuatro
materias para terminar la carrera de Licenciatura en Matemática.
Finalmente, me recibí el 17 de diciembre.
Yo era ayudante de geometría analítica, me encantaba la materia,
pero nos echaron de la Universidad a muchos militantes, entre
ellos a mi marido, a mi hermana y a mí también.
Desayuno con Eva
Me vine a Capital Federal a principios de los años ‘90. Empecé
colaborando en la parte estadística de la prueba de diagnóstico a
los ingresantes en el Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad
de Buenos Aires (UBA).
Ahí conocí al compañero Carlos Garabotto, un chango peronista,
una rara avis en la UBA, que había nacido el 7 de mayo.
Él recordaba que, en primer grado, conoció a Evita porque ella
invitaba a quiernes cumplían años en su misma fecha a desayunar
en la residencia presidencial.
Compartir el aporte jubilatorio
Soy secretaria general del Sindicato de Amas de Casa de La República Argentina (SACRA), con representación en 18 provincias. Desde
ahí venimos advirtiendo de una deuda que nadie aborda.
En 1987, se aprobó la ley de divorcio vincular. Esto genera una
nueva complejidad al casarse en segundas nupcias dado que la
primera mujer (con quien convivió durante muchos años) pierde la
posibilidad de la pensión, ni siquiera hay un reconocimiento de
esos años.
Pensamos al aporte jubilatorio como una caja común. Los patrones
aportan lo de cada uno, a una misma caja, y si se separan, se parten
en partes iguales.
Estas son deudas que no se resuelven sacando banderitas de
colores y diciendo fuerte “el patriarcado es esto o aquello”.
Jubilación para la mujer
En el 2005, surgió la primera moratoria previsional. En el Consejo
de la Mujer planteamos hacer una campaña, pero la línea nos
preguntó: “¿Por qué el Consejo tendría que involucrarse en ese
tema?” Yo les respondí: “La mayoría de las mujeres no se pueden
jubilar porque somos amas de casa, no tenemos sueldo. Si somos
empleadas domésticas, mayormente no estamos inscriptas. Si
conseguimos trabajo en el sector formal, nos retiramos cuando
nuestros hijos son dos o tres porque no hay otra manera de cuidarlos”. Ellas lo comprendieron.
Finalmente, como dice Guillermo Moreno, la realidad se impone,
porque de los dos millones y medio de nuevos jubilados de la
moratoria, más de dos millones fueron mujeres.
Valor del tiempo
Cuando el trabajo no está considerado económicamente, hay que
medir el tiempo para mesurar ese volumen de esfuerzo en términos objetivos.
En 1998, siendo legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos
Aires (CABA) promoví una encuesta a 1.670 mujeres en la ciudad,
que dirigió un chango estadístico del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
En noviembre de 1999, presentamos los datos y promovimos la ley
que vetó Aníbal Ibarra. Se aprobó en el 2003.
Ahora, con nuestras compañeras la Senadora Nacional Beatriz Graciela Mirkin y la Diputada Nacional Alejandra María Vigo más otras
compañeras, conseguimos aprobar por unanimidad (en Senadores y
Diputados) el realizar encuestas periódicas del uso del tiempo.
Las matemáticas
En estas últimas vacaciones en Tucumán estuve leyendo el libro
“Los asesinos matemáticos atacan de nuevo” de Claudi Alsina.
El libro en sí es un popurrí de historias del mal uso de los números.
Esto es consecuencia de que, cuando enseñamos matemática, nos
detenemos mucho en los algoritmos. No enseñamos a las personas
a tener criterios para entender si el resultado dado es razonable.
Pero debemos rescatar la matemática y la filosofía como la base de
la formación de las personas. Porque hemos perdido mucho al
cambiarlas por la especialización, con una mirada poco integral de
las cosas.
Lógica de negocio
La gestión de Macri (y su continuidad con Rodríguez Larreta) tiene
una lógica de negocios privados o recaudación con destino incierto.
Han convertido a CABA en una playa de estacionamiento a cielo
abierto. Si estacionas el vehículo incorrectamente, lo recuperas si
pagas el acarreo (privado) y no la multa (Rentas).
También, hay lugares céntricos con cuadrillas que arman varias veces
las mismas veredas. Esas empresas están exentas de ingresos brutos.
Así, el pago de pauta publicitaria y la comunicación no registrada
(el contrato de la esposa o de la hija de tal o cual) para que los
periodistas miren para otro lado. Porque la verdad es lo que menos
les importa.
Servicios de la ciudad
Los ciudadanos tienen muchas falencias en los servicios que
reciben.
El Tribunal Superior de Justicia falló en contra de asegurarse una
vacante en la escuela. La elección de la escuela de gestión privada
(desde las parroquiales hasta elitistas) será una opción familiar, dentro
de sus posibilidades. Pero la ciudad tiene que asegurar la posibilidad
que tu hijo esté en la escuela, de formar parte de la comunidad.
La Constitución nos obliga a tener educación pública y gratuita, sin
preguntar si sos extranjero o argentino. Todo nuestro sistema, tanto
educativo como de salud, está constituido desde una nación con su
propia identidad, pero contiene con sus brazos abiertos para la
pertenencia.
El peronismo de la ciudad
En 1993, con Antonio Erman González, con el frente integrado por
el Partido Justicialistas (PJ) sacamos 34%. En el 2011, Cristina
Fernández sacó 37%.
En el 2009, Carlos Heller (Frente para la Victoria) obtuvo 11%,
mientras que Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur) fue votado
por el 24% del electorado. Este es un ejemplo para quienes arman
frentes con los progresistas, argumentando que no hay peronistas
en la ciudad.
En 2015, después de perder de manera vergonzosa, Guillermo
Moreno convocó a una afiliación masiva para impedir que Sergio
Massa sea presidente del partido.
En 2017, quisimos unificar la oferta electoral, pero desde la provincia de Buenos Aires presentaron Unidad Ciudadana por fuera del PJ.
En 2018 nos negaron la posibilidad de presentar una lista en la
elección de autoridades.
En 2019, encallamos en algo muy destructivo: el Frente de Todos.
Hicieron un reglamento que inhabilitaba a competir a los peronistas.
Ahí decidimos construir una herramienta electoral propia sin los errores
del Gobierno Nacional ni alianzas con el oficialismo en la ciudad.
Hoy, las encuestas reflejan que Alberto Fernández cayó un 10% en
la consideración de su propio electorado. Son los desilusionados
por las altas tasas de interés (imposibles para el comercio), los
retrocesos en las medidas tomadas como práctica normal, la
negación de una planificación para vislumbrar un proyecto de
Nación. La gestión gubernamental es peor que la pandemia.
Es así como el PJ se corrió como herramienta electoral del
movimiento nacional justicialista, se entregó al discurso posmoderno impregnado de progresismo.
Principios y Valores
Por eso, estamos en el desafío de armar un partido nuevo donde la
única verdad es la realidad y el trabajo es el ordenador de la
sociedad. Haremos una campaña doctrinaria, diferente a lo que
viene sucediendo en los últimos años.
La Ciudad tiene que asegurar lo indispensable: el trabajo para las
personas adultas, la educación para los chicos, la posibilidad de
tener proyecto para los jóvenes, el cuidado para las personas mayores o con una enfermedad, o con alguna discapacidad.
En todos los barrios, ex villas, está la infraestructura de acceso
sanitario (agua y cloaca) en la periferia. Pero la ciudad tiene que
invertir dentro del barrio para que llegue a cada hogar.
Ahora bien, si la necesidad de nuestro pueblo se convertirá en una
discusión de jurisdicciones, está claro que falta peronismo.
Por eso, desde Principios y Valores vamos a poner todo eso en la
discusión.
15 enero 2021 Página 4
No puede existir una mujer libre,
en un país que no lo es
Por Lic. Marta Cascales
Como ya sabemos la política del General Perón a diferencia de la
actual visión de la Política Gubernamental, se instrumentó sobre la
base de la planificación.
En 1947, ante el Poder Legislativo, es presentado el primer Plan
Quinquenal, proyecto integral, estratégico y territorial para toda la
República Argentina, por lo tanto, no queda fuera de él, el accionar
para la Mujer Argentina.
Es en función de ello, que el 25 de Julio de 1949, el General Perón
anuncia en la Asamblea del Partido Justicialista, el nacimiento del
Partido Peronista Femenino.
Se inicia así la más grande revolución política del siglo pasado, y las
protagonistas son las compañeras, que se incorporan de esta
manera a la vida pública, consagrado para ellas, tanto la capacidad
para elegir como para ser elegidas.
El movimiento se organiza entonces e a través de tres patas, todas
de igual jerarquía e importancia: la rama política, la rama sindical,
y la rama femenina.
Las primeras medidas que se toman por inspiración de Evita consisten “en la organización”, para ello la propia Evita nombra 23 censistas para el interior del país y una para la capital, y no es en vano que
las mayorías son elegidas de la Escuela de Enfermeras, que tiempo
antes había fundado la propia Evita.
Dicha medida muestra claramente cuál es el pensamiento y el espíritu que Evita quería imprimir al Partido Peronista Femenino.
Porque y para que censar
Porque no sabíamos cuántas éramos, ni donde estábamos, ni
cuales eran nuestras necesidades, no solo los materiales sino las de
instrucción, formación, y reconocimiento de nuestras vocaciones,
aun las políticas.
De esta forma 23 compañeras de hierro, se distribuyeron por todo
el país y logramos el primer censo y quizás el único, integral,
profundo y pensado por una mujer para todas las mujeres.
Se supo así cuantos éramos, quienes éramos, que necesitábamos,
que queríamos, que dificultades teníamos y, lo más importante,
que dificultad tenían nuestros hogares.
Para ello no se requirió aparato del Estado, ni presuntos cientificistas que conocen de cálculos, pero no conocen nada de la vida, por
primera vez la Comunidad Organizada funcionaba de manera
elocuente, construida, planificada para el presente, y para el posterior desarrollo social de la Patria, en manos de las propias mujeres
jefas de hogares y conscientes que su participación política, que
solo es válida si responde a la estructura social vigente, todo lo
demás no es más que teorías, y como ya lo sabemos, toda práctica
es superior a la teoría.
Si hubiéramos podido continuar con este desarrollo, ¿Habría la
violencia de género que hay hoy? Si en cambio de resolverse que
nos cuide una Institución Policial distante y ajena a nosotras, hubiéramos avanzado en la construcción de una red fundada en los
vínculos, ¿y el amor, que otra historia tendríamos verdad?
Estamos seguras que la inserción debe ser cada vez más profunda
en el territorio, donde hermanas entre sí, como nos llamaba Evita,
hubiéramos logrado una verdadera organización social, que no
solo nos protegiera, sino que enseñara al compañero cual es el rol
del jefe de hogar, sin duda como dice Moreno “falta doctrina”.
Y frente a las desviaciones de algunos, que siempre las hay, hubiera
aparecido el cuidado y los remedios comunitarios primero y
públicos después, para proteger a la familia.
Nada de esto ocurrió a partir de allí, y el resultado está a la vista.
En aquellos breves períodos en que nuestros gobiernos pudieron
operar desde este criterio, ejemplo Las Manzaneras, otra vez más el
resultado fue otro, deberíamos estudiar las mujeres profundamente esa etapa.
Es imprescindible que nosotras militantes profundicemos en un
sistema organizativo peronista y femenino.
Iluminemos nuestra militancia con aquella frase de Evita: “Quiero
que nuestro Partido sea una prolongación del hogar, con sus
grandes amores y tolerando nuestras desavenencias”.
¿Cuál es entonces nuestro proyecto?
Necesitamos que el Padrón femenino de Principios y Valores explote de afiliadas, compañeras mujeres que salven a las otras mujeres,
que sepan que solo eligiendo y siendo elegidas haremos posible
que brillen “los Principios y los Valores”, inspirados en la doctrina
peronista.
Este, entonces, es nuestro desafío fundamental compañeras para
esta etapa.
MUJER
15 enero 2021 Página 5
No puede existir una mujer libre, en un país que no lo es
Por Lic. Marta Cascales
Como ya sabemos la política del General Perón a diferencia de la
actual visión de la Política Gubernamental, se instrumentó sobre la
base de la planificación.
En 1947, ante el Poder Legislativo, es presentado el primer Plan
Quinquenal, proyecto integral, estratégico y territorial para toda la
República Argentina, por lo tanto, no queda fuera de él, el accionar
para la Mujer Argentina.
Es en función de ello, que el 25 de Julio de 1949, el General Perón
anuncia en la Asamblea del Partido Justicialista, el nacimiento del
Partido Peronista Femenino.
Se inicia así la más grande revolución política del siglo pasado, y las
protagonistas son las compañeras, que se incorporan de esta
manera a la vida pública, consagrado para ellas, tanto la capacidad
para elegir como para ser elegidas.
El movimiento se organiza entonces e a través de tres patas, todas
de igual jerarquía e importancia: la rama política, la rama sindical,
y la rama femenina.
Las primeras medidas que se toman por inspiración de Evita consisten “en la organización”, para ello la propia Evita nombra 23 censistas para el interior del país y una para la capital, y no es en vano que
las mayorías son elegidas de la Escuela de Enfermeras, que tiempo
antes había fundado la propia Evita.
Dicha medida muestra claramente cuál es el pensamiento y el espíritu que Evita quería imprimir al Partido Peronista Femenino.
Porque y para que censar
Porque no sabíamos cuántas éramos, ni donde estábamos, ni
cuales eran nuestras necesidades, no solo los materiales sino las de
instrucción, formación, y reconocimiento de nuestras vocaciones,
aun las políticas.
De esta forma 23 compañeras de hierro, se distribuyeron por todo
el país y logramos el primer censo y quizás el único, integral,
profundo y pensado por una mujer para todas las mujeres.
Se supo así cuantos éramos, quienes éramos, que necesitábamos,
que queríamos, que dificultades teníamos y, lo más importante,
que dificultad tenían nuestros hogares.
Para ello no se requirió aparato del Estado, ni presuntos cientificistas que conocen de cálculos, pero no conocen nada de la vida, por
primera vez la Comunidad Organizada funcionaba de manera
elocuente, construida, planificada para el presente, y para el posterior desarrollo social de la Patria, en manos de las propias mujeres
jefas de hogares y conscientes que su participación política, que
solo es válida si responde a la estructura social vigente, todo lo
demás no es más que teorías, y como ya lo sabemos, toda práctica
es superior a la teoría.
Si hubiéramos podido continuar con este desarrollo, ¿Habría la
violencia de género que hay hoy? Si en cambio de resolverse que
nos cuide una Institución Policial distante y ajena a nosotras, hubiéramos avanzado en la construcción de una red fundada en los
vínculos, ¿y el amor, que otra historia tendríamos verdad?
Estamos seguras que la inserción debe ser cada vez más profunda
en el territorio, donde hermanas entre sí, como nos llamaba Evita,
hubiéramos logrado una verdadera organización social, que no
solo nos protegiera, sino que enseñara al compañero cual es el rol
del jefe de hogar, sin duda como dice Moreno “falta doctrina”.
Y frente a las desviaciones de algunos, que siempre las hay, hubiera
aparecido el cuidado y los remedios comunitarios primero y
públicos después, para proteger a la familia.
Nada de esto ocurrió a partir de allí, y el resultado está a la vista.
En aquellos breves períodos en que nuestros gobiernos pudieron
operar desde este criterio, ejemplo Las Manzaneras, otra vez más el
resultado fue otro, deberíamos estudiar las mujeres profundamente esa etapa.
Es imprescindible que nosotras militantes profundicemos en un
sistema organizativo peronista y femenino.
Iluminemos nuestra militancia con aquella frase de Evita: “Quiero
que nuestro Partido sea una prolongación del hogar, con sus
grandes amores y tolerando nuestras desavenencias”.
¿Cuál es entonces nuestro proyecto?
Necesitamos que el Padrón femenino de Principios y Valores explote de afiliadas, compañeras mujeres que salven a las otras mujeres,
que sepan que solo eligiendo y siendo elegidas haremos posible
que brillen “los Principios y los Valores”, inspirados en la doctrina
peronista.
Este, entonces, es nuestro desafío fundamental compañeras para
esta etapa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here